4
Martes, 03 Octubre 2017 21:47

LOS JUEGOS ESCOLARES RESCATAN LA AUTENTICIDAD DE NUESTRAS RAÍCES

Valora este artículo
(0 votos)

Sus sueños viajaron durante dos horas en lancha y otras 18 hasta llegar a la ciudad prometida. Un grupo de más de 11 chicas de edades entre 15 y 16 años llegaron a la capital desde la comunidad nativa de Poyeni, con el orgullo de representar a Junín en los Juegos Deportivos Escolares Nacionales gracias al esfuerzo del Ministerio de Educación y el apoyo del IPD, para así cumplir los deseos de cientos de jóvenes de jugar al fútbol y ver a Lima por primera vez. 

IMG 6202

“Me siento orgullosa de estar en Lima, porque es la primera vez que vengo aquí. Venimos a intercambiar ideas, a tener experiencias a conocer. Nosotros practicamos el idioma ashánika, somos nativas, somos de la selva, pertenecemos a la región Junín. Yo me siento muy orgullosa de mi cultura, de nuestras tradiciones y es muy bonito eso”, resaltó Deisi Morales Cristóbal.

 

Dicen que en su tierra originaria aún practican el fútbol descalzas, y que les resulta mejor para dominar el balón. Hoy, llegaron a Lima para ponerse los botines, algo que quizás genere en ellas un cambio radical.

IMG 6232

Estas chicas son conscientes que ponerse la camiseta de Junín es un orgullo y responsabilidad enorme, por ello nos recuerdan con certeza que en Poveni aún preservan una lengua originaria, aunado a sus rasgos, sus tradiciones y sobre todo a ese corazón noble que no se cambia por nada.

 

“Es importante cuidar la naturaleza. El Perú debe ser diferente, cuidar los nuestro y protegerlo, mantener todo lo bueno que tiene nuestro país. Yo me siento orgullosa por mi cultura; soy achánika y siempre lo seré; soy peruana y siempre lo seré”, aseveró la joven futbolista.

 

Deisi primero habla en ashánika, primero piensa en ashánika; después lo hace en castellano. Dice que quiere estudiar informática y administración para ayudar a sus padres que son agricultores, y a sus siete hermanos que también tienen sueños.

 

En sus ojos se ve el brillo de la juventud y de esa humildad que no pierde la fe ni la esperanza de lograr junto al deporte y a una carrera universitaria, el objetivo para ella y su familia. 

 

“Venimos a representar a Junín, a toda la región. Siempre hemos practicado el fútbol, nos ha gustado siempre, es divertido y, sobre todo, es un deporte sano”, comenta. 

IMG 6235

Este caserío es netamente agricultor y está ubicado en lo más recóndito de Junín. El fútbol – como a todos los peruanos – les resulta una pasión que les da la oportunidad de desarrollarse como deportistas.

 

En esta celebración de los 25 años de la competición escolar, la presente edición ha incluido a seis equipos femeninos de regiones como Junín, Cusco, Ayacucho, Puno, Amazonas y Ucayali, teniendo como protagonistas a 100 jóvenes futbolistas que seguro serán parte de nuestro futuro deportivo.

Sus sueños viajaron durante dos horas en lancha y otras 18 hasta llegar a la ciudad prometida. Un grupo de más de 11 chicas de edades entre 15 y 16 años llegaron a la capital desde la comunidad nativa de Poyeni, con el orgullo de representar a Junín en los II Juegos Deportivos Escolares Nacionales gracias al esfuerzo del Ministerio de Educación y el apoyo del IPD, para así cumplir los deseos de cientos de jóvenes de jugar al fútbol y ver a Lima por primera vez. 

Medios